Octubre, 2018. La añada 2008 del Bodega Otazu Altar, un vino con Denominación de Origen Protegida Pago de Otazu, sigue cosechando premios. Con más de nueve años, este vino se va haciendo grande con el tiempo, como lo demuestra este nuevo galardón, la medalla de oro de los Premios Pequeñas D.O.´s 2018.

El Bodega Otazu Altar 2008, D.O.P. Pago de Otazu, es un vino de gran personalidad. Un ensamblaje elaborado con las mejores uvas de las parcelas de Cabernet Sauvignon y Merlot pone de relieve la singularidad de los vinos de este terroir único. La huella de los 18 meses que ha envejecido en las barricas de roble francés del bosque Allier se aprecia perfectamente al degustarlo.

Su color rojo granate oscuro y ribete rojizo, revela una capa media alta. En nariz es complejo, destacando la fruta negra y el tostado al fondo, acompañado de especias, y notas minerales y balsámicas.  En boca presenta una acidez bien integrada que le da mucha vivacidad y un gran potencial de envejecimiento.

Demostrando su grandeza, el Bodega Otazu Altar 2008 también evidencia la capacidad de este viñedo con denominación de origen propia DOP Pago de Otazu de elaborar vinos inigualables, al tiempo que los Premios Pequeñas D.O.´s ponen en valor la calidad de los vinos que estas pequeñas regiones vitivinícolas están elaborando.  

Bodega Otazu se encuentra ubicada a tan solo 8 km de Pamplona y enmarcada entre la Sierra del Perdón y la Sierra del Sarbil, con el río Arga como delimitador natural. Todos sus vinos son elaborados exclusivamente con las uvas procedentes de las 110 hectáreas de viñedo propio que rodean la bodega: Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Chardonnay. Un viñedo certificado como Denominación de Origen Protegida Pago, la máxima categoría que puede obtenerse en España, lo que garantiza la selección y la personalidad inimitable de cada uno de sus vinos. Vinos marcados por un microclima excepcional, con influencias atlánticas, colores vivos, aromáticos y muy frescos en boca. Su carácter diferenciador se debe a la excelente acidez de sus uvas, permitiendo que el alcohol se integre perfectamente y además favorezca un largo envejecimiento.